Emagenic logo

Las estrategias de marketing, en la actualidad, atienden a dos estímulos generados por el usuario: una necesidad concreta y un simple deseo. 

¿Quién no ha estado revisando sus redes sociales y ve una publicidad y desea tener lo que la publicidad está ofreciendo? Puede ser, desde un simple lápiz para firmar tus cheques o una nueva oficina bien posicionada. 

En la primera categoría, prima la generación de una necesidad y, para esto, debemos ser lo suficientemente astutos para crear, con una imagen en tres segundos, una necesidad en el usuario. A esto le llamaremos, ‘estrategias de empuje’. Estas estrategias se pueden ligar a las redes sociales, sabiendo que hoy, son los canales más utilizados por los usuarios y que tienen una ventaja: son seguros, ya que, uno puede pagar por publicidad y tener la certeza de que nuestro mensaje le llegará a una buena cantidad de usuarios - quiénes pueden compartirla si les gustó. 

En esta misma categoría, están los newsletters o correos electrónicos masivos. Esta estrategia pasó a ser susceptible, ya que, existe la posibilidad de que el mensaje, al ser masivo, no sea leído por el usuario o caiga en la carpeta de spam. Aquí, debemos ser astutos, realizar las mediciones correspondientes y darle la posibilidad al usuario, de suspender la suscripción. Las mediciones nos permitirán hacer un seguimiento de las acciones del usuario - si es que ingresó a los enlaces o si entró a nuestro sitio web -, de esta forma, podemos ofrecer nuestros productos y fidelizar al cliente de mejor manera, sin agobiarlo. 

Existe una segunda categoría, las estrategias de jale (de ‘jale y empuje’). Aquí el cliente ya tiene una necesidad y nosotros debemos solventarla. El usuario buscará en Google lo que necesita, estadísticamente, estará 30 segundos por sitio web si es que no encuentra lo que busca, y seguirá hasta la séptima búsqueda. Si después de ese resultado, no ha encontrado lo que necesita, cambiará los términos de búsqueda. Por eso es muy importante, el diseño de nuestro sitio web, éste es fundamental para nuestra estrategia - con esto, podemos darnos cuentas que no debemos gastar millones para hacer una página rimbombante, que al final, aburrirá al cliente, sino que, debe ser un sitio bien diseñado, fácil de navegar y que vaya al grano. Recuerda, tienes 30 segundos para enseñarle al cliente lo que busca. 

Si utilizamos Google Adwords para crear nuestra campaña, debemos vincular cada uno de los términos a la sección correspondiente de nuestro sitio web; esto es posible, gracias a las landing pages (literalmente, “página de aterrizaje”).  Así, cada vez que el usuario utilice un término definido en nuestra campaña, al hacer click en nuestro enlace, lo llevará directamente al producto que está buscando, ahorrando 30 segundos de navegación evitando que el cliente se de vueltas por nuestro sitio web sin llegar a la meta. Esta landing page se conecta con la sección de compra, y tenemos la estrategia perfecta en nuestras manos.

A través de las redes sociales también se puede utilizar la “estrategia de jale”, a través de un buen posicionamiento en Market Place en Facebook, por ejemplo. Sin embargo, prevemos dos inconvenientes: el primero, no se pueden digitalizar los productos, por lo que hay que estar actualizando constantemente los productos y su stock; el segundo, es que debemos realizar un tamizaje de los usuarios, debido a que al ser una red social, preguntan por permutación o rebaja, sin entender que tu empresa es una empresa seria y consolidada.

Es una buena manera de vender, por la cantidad de personas que navegan a través de las redes sociales, pero no es tan seria como necesita tu empresa. 

De todas maneras, tenemos muchas estrategias a nuestro favor para seguir ofreciendo nuestros servicios y productos. Y tú, ¿ya tienes tu estrategia en funcionamiento?

NUESTRAS TECNOLOGÍAS

Como empresa, nos comprometemos a utilizar siempre las últimas tecnologías disponibles en el medio.

Html5
Css3
Javascript
Laravel
Bootstrap
Vue.js

Escríbenos

Escríbenos